No es necesaria una idea para emprender

Emprender a través del networking

por Francisco Santolo
Abril 2018

Le tengo mucho cariño a este artículo. Fue el primero que escribí y publiqué a principios de 2015. No sabía que había por delante, pero mi visión y mis principios estaban claros. Había descubierto algo más poderoso de lo que podría imaginar.

El año 2014 cambió mi vida. Fue un año de descubrimientos y crecimiento. En este artículo comparto algunos principios, aprendizajes y recursos que tuve durante aquella etapa de mi vida profesional.

Durante noviembre de 2013, cursando en Kellogg School of Management, la clase de Brian Uzzi sobre networking tuvo un gran impacto en mí. Luego de una exposición magistral, le dio vida al poder del networking mediante un ejercicio que ilustraba claramente cómo podíamos ayudarnos entre nosotros para realizar nuestros deseos.

El concepto que nos transmitió es intuitivo pero, realmente, no solemos sacarle provecho. Mi sueño, que todavía parece difícil de alcanzar, puede representar algo simple de lograr para otro. Sin saberlo, cada uno de nosotros tiene llaves -recursos, talentos o contactos- que podrían de una manera muy simple abrir la puerta para los sueños de otros.

Un tiempo más tarde, en 2014, asistí al programa Stanford Entrepreneurship and Innovation Certificate. En su curso “Cultivating the Entrepreneurial Mindset”, Tom Byers explicó nuevas formas de pensar cómo emprender y ofreció un conjunto de herramientas poderosas, como por ejemplo, los libros el “El Manual del Emprendedor” de Steve Blank y “Generación de Modelos de Negocio” de Alexander Osterwalder.

Inspirado y movido por ese conocimiento, decidí explorar este mundo nuevo dentro de mi red y red extendida. No estaba del todo seguro de cómo hacerlo, así que intuitivamente decidí:

  1. Conocer a una persona luego del trabajo todos los días para compartir su mirada y explorar posibilidades. Comencé con amigos cercanos y colegas y luego los amigos de mis amigos.
  2. Empezar a usar mis recursos, talentos y contactos para ayudar a otros. Para llevarlo a la práctica, decidí conectar el Networking con el dar, con la confianza de que algo bueno vendría de esto.

Con esta estrategia, cosas mágicas comenzaron a suceder:

Decidí convertirme en un consultor part-time sobre cómo emprender -luego de la oficina y los fines de semana-, ayudando a proyectos de forma gratuita -lo cual fue un excelente proceso de aprendizaje y una gran experiencia-

Me invitaron a dar clases de Emprendimientos en una importante universidad -donde aprendí mucho interactuando con los estudiantes-. Y en el proceso de ayudar a otros descubrí emprendedores maravillosos con quienes decidimos co-fundar compañías.

Menos de un año después, sin siquiera imaginarlo, había recibido invitaciones para ser socio en Les Croquants -una cadena francesa de pastelería-, co-fundador de Eneldo -una agencia de marketing y estudio de diseño gráfico que ya trabaja con clientes importantes-. Participé en la creación, reformulación y expansión de varios emprendimientos en diferentes industrias. (2015)

Trabajé en conjunto con prestigiosos emprendedores de alto rango. Al mismo tiempo crecí en mi carrera corporativa, aceptando una posición regional en una gran compañía, BRF, para Medio Oriente y África.

Aprendí qué hay principios poderosos involucrados en estos resultados y quisiera compartirlos:

- No te guardes tu sueño. No seas tímido para pedir ayuda. Sé transparente. Comparte tus metas. Tu Network está dispuesto a ayudarte.

- Empieza por dar. Ofrece sin esperar nada a cambio. Ofrece tu ayuda a todas las personas que puedas. De una forma u otra, algo bueno volverá de esto.

- ¡Habla con gente, ve a cenas, invítalos a tomar un café! Comparte tus actividades. Pregunta sobre sus metas, comparte las tuyas, piensen juntos como ayudarse. Si crees que no tienen tiempo, encuéntralo.

- Construye tu red, ¡conoce a nuevas personas! Empieza por ayudar. Sé transparente en lo que quieres hacer.

- Para tener una mirada increíble y científica sobre redes y Networking -muchas de las anteriores son solo conclusiones y experiencias personales- lee más sobre el trabajo de Brian Uzzi. Lo admiro profundamente.

Y acerca de emprender:

- ¡Hacer tu propio negocio es más fácil de lo que piensas!

- Usa las herramientas correctas para armar tu negocio. ¡No se nace emprendedor, se aprende! Hay teorías y metodologías muy eficientes. Empieza por los dos libros que mencioné -luego puedes preguntarme por más-. Si puedes, trata de hacer el curso ‘Cultivando la Mentalidad Emprendedora’ de Tom Byers de Stanford.

- Trabaja con otros apasionados y fantásticos  potenciales  emprendedores. Están dentro de tu red, búscalos! Incluso puede que estén muy cerca tuyo. ¡Es increíble lo que puedes lograr en equipo!

- No gastes dinero hasta tener un modelo de negocios escalable y repetible -realiza hipótesis sobre tu modelo de negocios y testéalas de la forma menos costosa posible, aprende antes de ejecutar o invertir-

- No tengas miedo de cambiar totalmente tu modelo de negocio en el camino -es un viaje de exploración hasta que llegues al modelo correcto-.

- ¡Siempre continúa aprendiendo! No te limites a una hoja de Excel o a un plan fijo.

Me daría mucha alegría si este post te ha sido útil o inspirador.

Le estoy muy agradecido a Kellogg, Stanford, Brian Uzzi, Tom Byers, Steve Blank, Alexander Osterwalder, y a toda la gente increíble que participó en este viaje -Mariana, Gabriel, Mariano, German, Clayton, Domingo, Pablo, Santiago, Andy, Francisco, Mateo, Martin, Julián, Ignacio, Lorena, Roxana, ¡entre muchos otros!-

Con mi nueva mentalidad asentada, siempre preparado para aprender y ayudar, te invito a que me contactes y comiences a nutrir tu red. Tal vez, sin saberlo, tenga en mis manos la llave hacia tus sueños. Si es así, haré lo mejor por ayudarte.

¡Gracias!

PD: En 2020 descubrí con enorme orgullo que este artículo figura listado dentro de los artículos destacados de mi admirado Brian Uzzi en su web.

Descarga el programa y haz una prueba gratuita de nuestro Curso de Emprendimientos e Innovación

Otros artículos de Francisco Santolo