No es necesaria una idea para emprender